best websites of the world

Ot

MALET

PINTURAS Y MURALES

Nace en Martorell el 27 de abril de 1975. Su primer profesor de arte, Lluís Rodríguez, dijo que Ot pensaba y hablaba más que pintaba. Ahora hace lo mismo. Desde pequeño ha desarrollado un talento artístico peculiar. Cuando estudiaba llenaba los apuntes y los libros de texto con sus creaciones, todas hechas con bolígrafo. Pero, por un motivo relacionado con un trauma infantil tenía pánico al color. Dotado de un ego excesivo, se despreocupó por completo de la formación técnica hasta que, habiendo terminado el bachillerato, hizo una primera prueba de acceso a la Facultad de Bellas Artes de Barcelona. Le dijeron que no. Con el ego hecho añicos deambuló durante meses por las calles de Martorell, como un mendigo. ¿Cómo podía ser que le hubieran rechazado en Bellas Artes si su

dibujo fue impecable: con bolígrafo Bic, un retrato de Conan, el bárbaro? Dicen que quien le quitó toda la tontería fue el maestro, pintor y performer martorellense Lluis Rodríguez, que lo acogió en su escuela de artes plásticas. Allí se inició de forma académica en el mundo de las Artes Plásticas y la historia del arte. La impaciencia juvenil de Ot Malet hizo que no estuviera en esa escuela más de

un año, pero fue suficiente para que el segundo intento de entrar en la Universidad fuera un éxito abrumador. Una vez dentro de la facultad las cosas se torcieron. Es sabido que la facultad de Bellas Artes de Barcelona es lo más parecido a un agujero negro donde los aspirantes a artistas aprenden el arte de divagar en espera del Big Bang que los lleve a las altas y elitistas esferas del mercado del arte. Ot, a pesar de ser de los pocos que sabía dibujar de verdad no estuvo exento de este virus, y siguieron unos cinco años de confusiones, cambios de estilo, conflictos con maestros y proyectos inacabados. Tras el período universitario, del que siempre destaca el estudio de dos asignaturas de historia de la música en una universidad que no era la suya, llegó la inmersión efímera en el mundo de las salas de exposiciones. Realiza algunas bastante exitosas con cuadros de pequeño y gran formato. Paralelamente se inicia en el inquietante mundo de los murales, algunos de ellos presiden hoy paredes de prestigiosos locales barcelonesas y viviendas de nuevo ricos con dudoso gusto estético. Hoy en día lleva cinco años decidiendo cuando volverá a realizar una exposición mientras elabora murales para escenografías y exposiciones históricas.